28 DE FEBRERO DÍA DE ANDALUCÍA: ¡RECUPEREMOS LA ESPERANZA!


28 F WEB

28 de Febrero día de Andalucía: ¡recuperemos la esperanza!

 

El próximo martes 28 de febrero los andaluces “celebramos” la conquista en las urnas, mediante el referéndum que propició UCD Unión de Centro Democrático, de nuestra Autonomía como región al mismo nivel de las llamadas “nacionalidades históricas”.

Es curioso que Andalucía tuviera que salir en masa a votar y ganar lo que a otros se les reconoce “per se” sin razones históricas concluyentes, pero así es la política.

 

El 28 de febrero fue sobre todo – y significa – la conquista de un pueblo de su dignidad y también el inicio de una esperanza. Esperanza que el monocorde gobierno del PSOE en Andalucía, durante casi cuarenta años, se ha encargado de convertir en frustración, en desvertebración territorial y social, en clientelismo y en desesperanza.

 

La Autonomía para Andalucía, la mala gestión que se ha hecho del autogobierno, ha convertido la esperanza de desarrollo de esta tierra en una oportunidad perdida. Ciertamente que tenemos mejores dotaciones, infraestructuras y servicios que en 1980 – faltaría más – . También es cierto que seguimos estando a la cola de Europa y de España en renta, en empleo, en oportunidades, en servicios, etc. Y a la cabeza en la forzada inutilidad del desempleo de un porcentaje insoportable y vergonzoso de nuestros conciudadanos.

 

El gobierno de la Junta de Andalucía en manos socialistas, si ha creado una red clientelar de subsidios, programas, observatorios, consorcios y gabinetes de estudios, con el pretexto de una “función social” que sólo responde al interés partidista del amiguismo y que -“por sus frutos los conoceréis”- no ha cambiado la situación marginal de nuestra tierra.

 

El gobierno de la Junta de Andalucía en manos socialistas, ha promovido la desvertebración social y territorial de Andalucía de manera absolutamente deliberada, dando a unos territorios las instituciones que tenían otros, favoreciendo un centralismo vergonzante sin raíces históricas y promoviendo infraestructuras, dotaciones y servicios en una parte de Andalucía, mientras se niegan o retrasan en otra.

 

Son muchos los andaluces que han perdido la esperanza. Muchos los que ven que los fondos europeos, que tan generosamente llegaron a esta tierra, no han servido para generar riqueza y empleo y si corrupción y desigualdad. Muchos los que la desesperanza se convierte en indignación, cuando ven que una tras otra se eternizan obras, infraestructuras, dotaciones, etc. Mientras se aceleran y duplican en los territorios agraciados.

 

Seguramente, a una buena parte de los andaluces,  no nos han engañado tanto desde las Capitulaciones de Santa Fe en las que se pactó la rendición del Reino de Granada. Capitulaciones que los Reyes Católicos y sus imperiales sucesores incumplieron punto por punto, al igual que ahora y por tantos decenios se incumple y rapiña desde el nuevo y triste imperio que “tronea” en el sevillano Palacio de San Telmo.

 

Parafraseando a Blas de Otero: “nos queda la palabra” . Palabra que no terminará autovías, redes de ferrocarril, hospitales, consultorios o redes de riego. Palabra que no creará empleo a tantos jóvenes que no pueden hacer su proyecto de vida. Palabra que no devolverá lo malgastado o robado a los andaluces. Palabra que tampoco comunicará nada a los que tienen los oídos sordos para su pueblo y carecen de dignidad y capacidad (que si legitimidad) para gobernarlo.

 

“Nos queda la palabra” para volver a tener esperanza, para cambiar las cosas, para que la Autonomía de Andalucía sea la independencia real de este pueblo de tantos “malos andaluces” que sólo se sirven de el .

 

¡Viva Andalucía Viva!

 

 

Francisco Martín

Coordinador de CCD-Andalucía